Enfermedades parasitarias: Filariosis canina o enfermedad del gusano del corazón

Seguimos una semana más con los artículos de Enfermedades parasitarias.

En anteriores artículos hablamos de la Enfermedad de Lyme babesiosis canina y de la Ehrlichiosis canina¿Te acuerdas de ellas? Si la respuesta es no, aún estás a tiempo de volver a verlos y refrescar la memoria. 

Esta vez le toca el turno a la Filariosis canina, también conocida como Enfermedad del gusano del corazón. Una enfermedad grave, pues es potencialmente mortal.

¿La conoces?, ¿te suena? ¿no?, Pero, ¿te gustaría?  Pues entonces ¡sigue leyendo!. 

La Filariosis canina es una nematosis que afecta al perro principalmente, y mas raramente al gato.

Está producida por la Dirofilaria immitis y es transmitida por mosquitos. Cuando el mosquito pica al perro para succionar sangre, inyecta larvas de Dirofilaria immitis. Estas quedan debajo de la piel donde llevan a cabo su desarrollo.

En este momento inicial no se produce absolutamente ningún síntoma, pero al crecer y convertirse en gusanos adultos van cambiando de localización, llegando a grandes vasos como la vena cava y arterias pulmonares, hasta que llegan al corazón donde quedan alojados. 

filariasis2
Corazón de un pastor alemán infestado de lombrices de la especie Dirofilaria immitis.

Es entonces cuando empieza a aparecer la clínica de la enfermedad derivada de la inflamación y obstrucción de los vasos:

  • Debilidad.
  • Falta de crecimiento.
  • Anorexia.
  • Ruidos respiratorios, insuficiencia respiratoria...
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Intolerancia al ejercicio físico.
  • Aumento perímetro abdominal, fallo hepático...
  • Insuficiencia renal...

Estos gusanos adultos al reproducirse liberan en la sangre larvas que son retiradas por nuevos mosquitos que piquen al perro. Se convierten así estos mosquitos en portadores capaces de infestar a otros perros y cerrar el círculo de transmisión.

El diagnóstico se realiza demostrando las microfilárias en sangre.

El tratamiento más eficaz es la Ivermectina, pues permite controlar las larvas. Pero, en casos en los que los gusanos se encuentren ya en el corazón de nuestra mascota es necesario cirugía para extraerlos.

La prevención, como siempre decimos, es lo más importante.  Y en este caso, es tan sencillo como dar a nuestro compañero una pastilla desparasitaria al mes.

Curiosidad: existe riesgo de transmisión a los humanos, aunque por suerte no suele tener mucha gravedad.

¿Conocíais esta enfermedad? ¡Contadme! Y no dudéis en hacerme cualquier pregunta si os surge alguna duda.

Fuente fotos: Wikipedia.