Enfermedades parasitarias: Borreliosis Canina (Enfermedad de Lyme)

Antes del último parón del blog, estaba publicando una serie de entradas sobre enfermedades parasitarias. Si no os acordáis podéis verlas aquí: Ehrlichiosis y Babesiosis canina. 

En esta ocasión vamos a hablar de la Borreliosis Canina, también conocida como Enfermedad de Lyme.

Una enfermedad causada por la espiroqueta Borrelia Burdogferi y transmitida por las garrapatas del género Ixodes cuando permanecen unida al perro durante al menos 18 horas.  

La enfermedad se ha visto en Estado Unidos y Europa, pero es más frecuente en los estados del Medio Oeste superior, la costa atlántica y la costa del Pacífico.

La manifestación clínica más frecuente es la cojera crónica intermitente afectando a diversas extremidades alternativamente. También puede haber manifestaciones sistémicas como pérdida de apetito,  fiebre, depresión... Las complicaciones más graves aparecen cuando hay hay afectación renal, cardíaca y del sistema nervioso. De echo, el pronóstico se ensombrece mucho cuando hay afectación nerviosa.

Para el diagnóstico, el veterinario tendrá que realizar una adecuada historia clínica, un análisis de sangre y orina en busca de bacterias, parásitos y hongos. El fluido de las articulaciones también se debe extraer para su análisis.

El tratamiento se basa en la utilización de los siguientes antibióticos: doxiciclina, amoxicilina o cefalosporinas de primera generación durante un mes. En caso de afectación del sistema nervioso se administra ceftriaxona. También se añaden antiinflamatorios para el control del dolor articular.

Desafortunadamente, los síntomas no siempre se resuelven. En algunos casos, el dolor articular permanece a largo plazo aún después de eliminar por completo la bacteria del cuerpo del perro.

Para prevenir la enfermedad lo mejor como siempre, es el control de las garrapatas. 

¿Conocíais esta enfermedad? ¡Contadme! Y no dudéis en hacerme cualquier pregunta si os surge alguna duda.