Enfermedades parasitarias: Ehrlichiosis canina

Como sabéis, ya ha empezado la primavera, y con ello los parásitos que causan enfermedades graves a nuestras mascotas empiezan a encontrar las condiciones más adecuadas para su proliferación.

Por ello, me pareció interesante que a lo largo de esta semana os fuese enseñando las diferentes enfermedades que las garrapatas, pulgas, etc pueden producir a nuestras mascotas, para que este de modo ante el mínimo signo o síntoma seáis capaces de sospecharla y acudir a vuestro veterinario de confianza.

Para empezar, vamos a hablar de la Ehrlichiosis canina. ¿La conoces?, ¿te suena?, ¿no?, ¿pero te gustaría?. ¡Pues sigue leyendo!. 

La Ehrlichiosis canina es una enfermedad producida por la infección por una Rickettsia (un género de bacterias) concretamente por la Erlichia Canis, que es transmitida por la picadura de las garrapatas. 

Esta enfermedad tiene un periodo de incubación que varia entre los 8 y 20 días, tiempo durante el cual la bacteria se multiplica en los macrófagos y se va distribuyendo por los tejidos del perro.

La fase aguda de la enfermedad puede durar entre 2 y 4 semanas, momento en el cual la sintomatología puede confundirse con la Leishmaniosis, pues cursa con fiebre, secreción oculonasal mucopurulentas (epistaxis) , anorexia, disnea ( dificultad respiratoria), letargo,  linfadenopatías...

Analíticamente nuestro veterinario encontraría anemia, leucopenia (disminución glóbulos blancos) y trombocitopenia ( diminución de plaquetas). En definitiva, que se ve afectado la médula ósea y el sistema inmunitario del perro.

Pasada esta fase, si el perro no recibe tratamiento pasa a una fase crónica que se caracteriza por los siguientes signos y síntomas: depresión, dolor abdominal, mucosas pálidas, hemorragias, esplenomegalia ( aumento del tamaño del bazo), hepatomegalia (aumento del tamaño del hígado), insuficiencia renal, desprendimiento de retina o uveítis que pueden llevar a ceguera, rigidez e inflamación articular, arritmias y afectación neurológica (meningitis, paresia y convulsiones). Analíticamente encontraríamos lo mismo que en la fase anterior pero más acentuado.

Para el diagnóstico, se recurre a la serología para detectar la ehrlichiosis.

Esta enfermedad puede llegar a ser mortal si no se trata de forma inmediata, pero con el tratamiento adecuado tiene cura. El tratamiento consiste en la administración de antibióticos de amplio espectro, principalmente tetraciclinas. Tras el tratamiento, es importante realizar pruebas diagnósticas de nuevo para cerciorarse de que la bacteria a desaparecido, pues sino nuestro perro puede pasar a una fase subclínica de portador.

Como ya os imaginaréis, la prevención consiste en el adecuado control de las garrapatas.

¿Conocíais esta enfermedad?. ¡Contadme! Y no dudéis en hacerme cualquier pregunta si os surge alguna duda.