Para reflexionar y aprender de los animales: la fábula de la serpiente y la luciérnaga

El post de hoy es diferente a lo que normalmente os encontráis en MySocialPet, y creo que a lo largo de estos ya dos años solamente en esta ocasión publiqué algo parecido.

Se trata de una fábula en la que de nuevo podemos aprender algo de los animales. No sé muy bien porque la publico, porque quizás no tenga mucho que ver con la temática que se suele tratar en el blog, pero realmente me apetecía compartirla. Puede que sea porque vivimos en un país en el que la envidia es el deporte nacional, y es importante saber defenderse y convivir con ello.

Espero que esta fábula os resulte de utilidad, y como siempre si queréis comentar vuestras reflexiones al finalizar la lectura estaré encantada de leerlas. Sin más, os dejo con la fábula. Espero que la disfrutéis y os ayude un poquito a sobrevivir a la envidia. ¡No os olvidéis de brillar siempre!. 

"Cuenta una fábula que en cierta ocasión una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga; ésta huía muy rápido y llena de miedo de la feroz depredadora, pero la serpiente no pensaba desistir en su intento de alcanzarla.

La luciérnaga pudo huir durante el primer día, pero la serpiente no desistía, dos días y nada, al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga detuvo su agitado vuelo y le dijo a la serpiente:

-¿Puedo hacerte tres preguntas? -No acostumbro conceder deseos a nadie, pero como te voy a devorar, puedes preguntar, respondió la serpiente. -Entonces dime: ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?. -¡No!, contestó la serpiente. -¿Yo te hice algún mal? -¡No!, volvió a responder su cazadora. -Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo? -¡Porque no soporto verte brillar!, fue la última respuesta de la serpiente.

Muchos de nosotros nos hemos visto envueltos en situaciones donde nos preguntamos:¿Por qué me pasa esto si yo no he hecho nada malo?Sencillo... porque hay algunos(as) que no soportan verte brillar. La envidia es uno de los peores sentimientos que podemos tener. El hecho de que envidien tus logros, tu éxito, etc., ¡que envidien verte brillar! te va a afectar en más de una ocasión, pero cuando esto pase, ¡no dejes de brillar!. Continúa siendo tú mismo(a), sigue dando lo mejor de ti, sigue haciendo lo mejor, no permitas que te lastimen, no permitas que te hieran... ¡Sigue brillando y no podrán tocarte!, porque tu luz seguirá intacta, porque siempre habrá quien te apoye, porque tu huella permanecerá, porque el recuerdo de lo que fuiste e hiciste quedará, ¡pase lo que pase!.

1 Comentario

  • No conocía esta fabula… y la verdad, me ha encantado. Y tiene mucha razón. A la gente buena a veces les pasan cosas que no entendemos, por culpa del comportamiento de otra gente. Pero claro, no todos piensan en la consecuencia de sus acciones, o en una frase que es mi credo personal. No quieras para los demás, lo que no quieras para ti.
    Y me alegra verte otra vez por aquí ;)

    HJ
    http://www.masquepeludos.es

Los comentarios están cerrados.