"Hoy conocemos a Ziro"

Hoy tenemos el placer de conocer a Ziro, una auténtica monada de peludo. Su dueña Carla ya nos había presentado hace un tiempo a sus dos preciosas huronas Menta y Laia y en esta ocasión regresa para presentarnos a su nuevo amor, un precioso perrito que ha adoptado.

Si queréis saber más a cerca de Ziro y su preciosa historia de adopción os recomiendo que sigáis leyendo.

"Esta es una historia que conté mil veces y que contare muchas más porque es una historia que me emociona y que es muy importante en mi vida. Y no, no es la historia de cómo conocí  a mi novio, si no la de cómo conocí a mi perro.

Mi perro se llama Ziro (si, con z) y ahora mismo tiene un año y siete meses. No hace ni un año que está conmigo y ha cambiado el rumbo de mi vida, completamente.

Yo colaboraba con una protectora donde vivo, iba todos los sábados y los domingos a limpiar, a disfrutar de los perritos que es lo que realmente me gusta del voluntariado (¡os recomiendo que lo probéis! es muy satisfactorio). Yo siempre limpiaba con otra compañera cierta zona de la protectora y no pasaba por las demás, ya que un área entera ya es mucho trabajo. Un día por casualidad me mandaron a la parte trasera de la protectora a que ayudara a otra chica y… allí estaba. Mientras todos los perros estaban pegados a la verja que da al pasillo para que le hiciésemos unos mimos él no, él estaba al fondo mirándome fijamente y sin parpadear.

Pero no le di más importancia. Lo vi y me gustó, era un perro precioso a pesar de estar mojado y con el pelo muerto enredado en el pelo nuevo de no peinarlo, pero ya está. Yo nunca me enamoro del físico de un animal, si no de su carácter. Y parece que él me leyó el pensamiento porque lo consiguió.

Cuando tocaba limpiar el recinto donde se encontraba mi perro, emergencias llegó con una cajita de cachorros que habían encontrado y la chica a la que estaba ayudando a limpiar me cedió la manguera y la escoba y se fue para allá. Yo entré en el recinto, y antes de ponerme a limpiar disfrute un poco de los perros. Pero él se mantenía distante, me miraba, inmóvil y me acerqué. Nunca olvidaré ese momento. Sonará cursi pero sus ojos me lo contaron todo. Todo el sufrimiento. Toda la decepción. En aquel momento supe que mi vida iba a estar ligada a esos ojos que tanto me contaban. Pero claro, había un problema: yo vivía en casa de mi abuela y ella ya tenía tres perros. Además todavía quedaban tres meses para que mi novio y yo nos fuésemos a vivir juntos para poder llevárnoslo.

Durante un tiempo pensé que si el perro levaba allí 5 meses y nadie se había fijado en él ¿quién se iba a fijar ahora? Pero si las cosas pueden salir mal, van a salir mal. La gente se empezó a fijar en él. A quererlo por su físico y nadie se fijaba en el perro en sí. Entonces tomé una decisión: adoptarlo y llevarlo a una guarde hasta poder hacerme cargo de él. 

Estuvo tres meses en esa guarde, una guardería muy hogareña y familiar. No pasábamos una semana sin ir a visitarlo. Cuando mi chico y yo alquilamos el piso enseguida se vino con nosotros. Aún recuerdo el trayecto de camino a casa...

Aquí parece que acaba la historia pero no. Más tarde me enteré de que yo no era la primera dueña de Ziro, si no la segunda. Al parecer, Ziro había aparecido con mes y pico en el monte enrollado con cables y cola blanca… Se lo llevaron a la protectora y después de cortarle el pelito y literalmente salvarle la vida lo adoptó una señora que quería un cachorro para sus hijos. A los cuatro meses fue devuelto a la protectora porque a la señora “le hacía agujeros en el jardín..."

Yo solo puedo decir gracias por que este perro ha sido un regalo. Gracias a él soy mucho más fuerte porque tengo un buen amigo donde apoyarme. Gracias a él ahora soy adiestradora canina, para mí un sueño hecho realidad. Gracias a él soy quien soy ahora.

Y esta es nuestra historia. Si alguien está pensando en adoptar que no vaya pensando en “quiero un perro de este color, o con el pelo así”, dejad que os enamore. Yo tengo la teoría de que hay un animal indicado para cada persona. Yo encontré mi media naranja y a vosotros os deseo suerte.

Desde MySocialPet queremos agradecer a su dueña Carla que haya compartido con nosotros la historia de su precioso Ziro, y también agradecerle que le haya dado una casa y el amor que todos los perros necesitan en su vida.  ¡Nos ha encantado conocerlo! ¡Gracias! Esperamos que te guste el resultado, lo hemos hecho lo mejor posible.

Por último animar a los lectores a  que nos envíen sus historias, porque sin vosotros los lectores y sin vuestras historias esta sección no se puede hacer. ¿Qué nos decís os animáis a presentarnos a vuestras mascotas? Si es así escribidnos a mysocialpet@gmail.com

Muchas gracias, el equipo de MySocialPet.

4 Comentarios

  • Que suerte para Ziro y Carla el encontrarse y hacerse feliz el uno al otro.
    ¡¡¡Enhorabuena a los dos!!! :D

  • Leñe, si hasta me ha emocionado. Preciosa historia, y estoy con Carla, que no hay que fijarse en el físico, sino en su interior, lo mismo en las personas.
    Aunque si hay algo que puedo decir del físico de Ziro, es su mirada de felicidad.
    Enhorabuena por este bombón peludo.

    HJ
    http://www.masquepeludos.es

  • preciosa historia puedo decir q la conozco muy muy de cerca y carla lo dio todo por poder sacar al precioso ziro del refugio y formar la pareja perfecta q ahora son.un besazo a los dos

Los comentarios están cerrados.