“Va de trucos” Parte XXI. Entendiendo el lenguaje canino: Los gruñidos. Parte II

Ya tenemos aquí la segunda entrega de “Entendiendo el lenguaje canino”. 

Como seguramente recordaréis, en la primera entrega de “Entendiendo el lenguaje canino” habíamos hablado de los ladridos, en el cual habíamos intentado clasificar  los diferentes tipos de ladridos con el fin de comprender lo que nuestro perro nos estaba comunicando. Pues bien, en esta segunda entrega vamos a hablar de los gruñidos.

En esta ocasión, vamos a proceder del mismo modo. Clasificaremos los distintos tipos de gruñidos y explicaremos el significado de cada uno de ellos. 

Sin más, os dejo con la segunda parte de “Entendiendo el lenguaje canino”. 

  1. Gruñido suave de tono bajo: El perro nos está amenazando. Lo ideal es dejarle espacio.
  2. Gruñido en tono bajo pero que desemboca en un ladrido: Está dispuesto decido a atacar y pelar.
  3. Gruñido en tono alto que desemboca en un ladrido: Demuestra que es un perro decido a atacar y a pelear, pero se siente inseguro y preferiría no tener que hacerlo.
  4. Gruñido intenso sin mostrar los dientes: Es el gruñido típico de juego. Indica que el perro se está divirtiendo e incluso puede que esté simulando un ataque de broma. En muchas ocasiones puede intercalarse con ladridos cortos.
¿Entendíais ya antes el lenguaje de los gruñidos?, ¿Os ha sorprendido? ¡Contadme!.